Sarampión

El sarampión es una enfermedad grave que solía ser muy común en los Estados Unidos. Sin embargo, gracias a la vacuna contra el sarampión, la cantidad de casos de sarampión en estadounidenses ha disminuido más de un 99%.

Existen 2 vacunas que pueden prevenir el sarampión:

  • La vacuna MMR protege a niños y adultos contra sarampión, paperas y rubéola.
  • La vacuna MMRV protege a niños contra sarampión, paperas, rubéola y varicela.
¿Por qué es importante la vacuna contra el sarampión?

El sarampión es una de las enfermedades más contagiosas. Si 1 persona lo tiene, 9 de cada 10 personas que se encuentren cerca y no estén inmunizadas (protegidas) también se contagiarán. Y puede ser peligroso. Muchos casos de sarampión pueden provocar daño cerebral e incluso muerte.

En los últimos años, los brotes de sarampión han aumentado en los Estados Unidos y en el mundo, en lugares como Europa, África y América del Sur. Por lo general, los brotes se presentan en áreas donde hay grupos de personas que no están vacunadas. Dado que el sarampión todavía es común en otros países, las personas pueden contraer la enfermedad cuando viajan y propagarla a las personas que no están vacunadas cuando regresan a casa.

Vacunarse es la mejor manera de prevenir el sarampión. Cuando la cantidad suficiente de personas se vacunan contra el sarampión, es menos probable que toda la comunidad se contagie. Es por ello que, cuando usted y su familia se vacunan, ayudan a mantenerse saludables a sí mismos y a su comunidad.

Conozca más sobre cómo las vacunas ayudan a proteger a toda la comunidad.

¿Qué es el sarampión?

El sarampión es una enfermedad provocada por un virus. Los síntomas del sarampión incluyen:

  • Fiebre
  • Erupción
  • Tos
  • Secreción nasal
  • Conjuntivitis leve (enrojecimiento o hinchazón de los ojos)

A veces, el sarampión puede causar:

  • Infecciones en el oído
  • Diarrea (deposición blanda)
  • Neumonía (infección pulmonar)
  • Inflamación del cerebro

El sarampión se propaga por el aire, como cuando alguien enfermo tose o estornuda. El virus puede vivir hasta por 2 horas en el aire. Conozca más sobre el sarampión.

¿Quién debe vacunarse contra el sarampión?

Todos los niños deben recibir la vacuna contra el sarampión, y es posible que algunos adultos también deban hacerlo.

Niños

Los niños entre 1 y 6 años deben vacunarse contra el sarampión como parte de su calendario de vacunación de rutina.

Consulte el calendario de vacunación de rutina para bebés y niños.

Los niños necesitan 2 dosis de la vacuna en las siguientes edades:

  • 12 a 15 meses para la primera dosis
  • 4 a 6 años para la segunda dosis (o más pronto, siempre y cuando hayan pasado 28 días de la primera dosis)

Los niños menores de 12 meses necesitan 1 dosis de la vacuna contra el sarampión si viajan fuera de los Estados Unidos. Conozca más sobre el sarampión y los viajes.

Los niños entre 1 y 12 años pueden recibir la vacuna MMRV, que es una vacuna combinada. La vacuna MMRV protege contra sarampión, paperas, rubéola y varicela. El pediatra puede recomendar la vacuna adecuada para su hijo.

Adultos

Es posible que los adultos deban vacunarse contra el sarampión si no lo hicieron durante la infancia. Por lo general, todas las personas mayores de 18 años y nacidas después de 1956 que no han tenido sarampión necesitan al menos 1 dosis de la vacuna contra el sarampión. Los profesionales de la atención médica que no han tenido sarampión necesitan 2 dosis de la vacuna contra el sarampión.

Hable con su médico sobre cómo proteger a su familia contra el sarampión.

¿Qué personas no deberían vacunarse contra el sarampión?

No debería vacunarse contra el sarampión si:

  • Ha tenido un reacción alérgica que pone en riesgo la vida a una dosis de la vacuna contra el sarampión o a algún ingrediente de la vacuna (como la neomicina, un antibiótico que suele usarse en las vacunas)
  • Está embarazada

Antes de vacunarse, asegúrese de informarle a su médico si usted:

  • Tiene VIH/SIDA
  • Tiene tuberculosis
  • Tiene cáncer
  • Toma medicamentos que pueden afectar su sistema inmunitario
  • Alguna vez ha tenido un recuento bajo de plaquetas (un trastorno sanguíneo)
  • Se ha vacunado en el último mes
  • Ha recibido una transfusión sanguínea recientemente u otros productos derivados de la sangre, como plasma

Si está enfermo, es posible que deba esperar hasta que se sienta mejor para recibir la vacuna contra el sarampión.

¿Cuáles son los efectos secundarios de la vacuna contra el sarampión?

Los efectos secundarios suelen ser leves y desaparecen en unos días. Pueden incluir:

  • Fiebre
  • Sarpullido leve
  • Glándulas inflamadas en las mejillas o cuello

Los efectos secundarios menos comunes de la vacuna contra el sarampión incluyen:

  • Dolor o rigidez en las articulaciones, por lo general en mujeres (hasta 1 de cada 4 personas)
  • Convulsiones (movimientos o comportamientos repentinos e inusuales) por una fiebre alta (aproximadamente 1 por cada 3,000 dosis)
  • Recuento de plaquetas bajo temporal (a corto plazo) (aproximadamente 1 por cada 30,000 dosis)

Al igual que cualquier medicamento, hay una pequeña probabilidad de que la vacuna contra la influenza pueda causar una reacción grave. Tenga en cuenta que vacunarse contra el sarampión es mucho más seguro que contraer la enfermedad. Conozca más sobre los efectos secundarios de las vacunas.

¿Dónde puedo obtener más información sobre la vacuna contra el sarampión?

Las Declaraciones de información sobre la vacuna (VIS, por sus siglas en inglés) cuentan con información detallada sobre las vacunas recomendadas. Lea las VIS para conocer información sobre las vacunas que protegen contra el sarampión:

  • Vacuna MMR: protege contra el sarampión, paperas y rubéola
  • Vacuna MMRV: protege contra el sarampión, paperas, rubéola y varicela (para niños)

Encuentre las VIS para estas vacunas en otros idiomas.

 

ÚLTIMA MODIFICACIÓN: mayo 2020